Un tanto sin nada

Conté el dinero y no alcanza; no tanto, pero tampoco falta.
Quitaré de la lista el alcohol y olvidaré fumar hierba mala tan solo mientras llega mañana.
Hecho el día otra vez y yo en la misma cama de madera blanca
y con ese olor por la ventana; a caño, ¡coño!, a nada…
y un perro ladrando a la calle, y como yo, ladrando de hambre.
 
Ya no duele tanto la espalda pero mi nariz brotó un poco de sangre.
Enfermo y con hambre, ¡qué mañas!, y el cuarto se apesta de sucio
por mí un tanto y por desuso.
 
Que callen al perro, que coma.
Y que en la calle no pasen muertos.
 
No falta nada, las monedas saltan, conté unas tantas y no alcanza…
y yo en lo mismo, sin nada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s