Un día sobrevino la asfixia

Cómanse mi corazón. En piezas, en caldo, o con popote*. Viertan un poco de esa piel que no me pertenece; cúbranse el cuerpo con el mío. Arrójense sobre mí como las fieras que siempre han sido, quiero beberlos, hombres. Tráguense mis huesos, ahórquenlos. Quiébrenlos. Tiren de mí como amuleto en desuso y transformen esa suerte en mito. Cómanse mi corazón, sin dejarle heridas. Entero, sin asfixia.

*2. m. Méx. Pajilla para sorber líquidos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s