Niebla

el

Los llamaron por fin.

Arriba estaba el señor de los caballos; abajo, el hombre en la niebla. Antes de dispersarse entre la bruma pidió agua en una casa justo debajo del barranco, donde tres hombres mezclaban cemento.

La neblina confundió el camino. “¿Cómo se llama eso?”, preguntó.

[El cielo en México también puede significar neblina, nubes o nieve. Es blanco como el humo y disperso entre el rostro y las extremidades.]

“Se van a perder allá arriba”, grito el señor montado en el animal. Querían alcanzar al viento antes del anochecer. Entonces bajaron, ante la advertencia.

Subir despacio y traer de vuelta lo que se había escondido.

fragmento

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s