María

el

¿Por qué te cambiarían el nombre?

El día que la conocimos los nervios nos escurrían. A ti más que a mí. Entró corriendo, se cayó y comenzaron las carcajadas. ¿Qué fue de aquellas risas que rompían tus pómulos?

La mujer no paró nunca, ni ahora que me perdí de aquella gran ciudad. De vez en cuando viene en forma de brújula a avisarme de mi destino. ¿Qué fue de ti?, me insiste. Y desvarío, como un marcapasos descompuesto.

Y soltamos un par de carcajadas. Eso nunca cambió, pese al tiempo. Parecemos niños. Ella más que yo, más que nosotros. Estamos rendidos, con un poco de fe, pero perdidos al fin. Qué bonito es respirar y sentir la muerte, tal como nos enseñó la vida.

¿Por qué te cambiarían el nombre? Si era tan hermoso. Como tú, María. Como nosotros.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s